“BIENAVENTURADO EL HOMBRE QUE SOPORTA LA TENTACIÓN” Santiago 1:12

 

Todas las tentaciones son oportunidades para crecer.  Cada vez que decides hacer lo bueno en vez de lo malo, estás creciendo en el carácter de Cristo. Y ¿cuáles son sus características? Escucha: 

“…amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza…” Gálatas 5:22b-23.

 

Así que, ¿te levantarás un día teniendo de repente todas estas cualidades? No, el fruto crece despacio. No te desanimes si tu progreso es más lento de lo que te gustaría. Hasta Pablo confesó: 

“…porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo” Romanos 7:18b.

 

Rick Warren dijo:

“Dios desarrolla el fruto del Espíritu en nuestras vidas, dejando que vivamos bajo circunstancias en las cuales somos tentados a expresar justo los atributos opuestos. "

 

No puedes afirmar ser bueno si nunca has sido tentado a ser malo. No puedes mantener que eres fiel si nunca has sido tentado a la infidelidad”. Uno de los secretos de triunfar sobre la tentación es:

¡Estar preparado antes de que llegue! 

 

Ciertas situaciones te harán más vulnerable a la tentación que otras.  Esas situaciones harán que tropieces casi inmediatamente, mientras que otras apenas te incomodarán. 

Satanás apunta sus tentaciones hacia nuestras áreas más débiles. Así que, debes identificarlas de inmediato, porque él las conoce sin lugar a dudas. Sabe lo que te hace tropezar y trabaja constantemente para que llegues a esas circunstancias. Por eso, Pedro nos advierte: 

“…velad, porque… el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” 
1 Pedro 5:8.

 

En el nombre de Jesucristo, Amén.