Los hombres somos llamados a tener un papel esencial en la vida tanto de la iglesia como de nuestras familias, este papel muchas veces se ve limitado por una débil espiritualidad, esta predica nos exhorta con un fuerte llamado a estar cerca de DIOS y poder cumplir nuestro papel.