Los conflictos casi siempre resultan por pobre comunicación. Hasta las mejores ideas fracasan si no las comunicamos en la manera adecuada. Solo porque alguien dice oír no quiere decir que escucha.

 

Permítanme compartirles alguna guía bíblicas que les facilitará la comunicación:

1. Escoja el momento adecuado.

Usted puede que esté dispuesto a hablar, hay una manera correcta y un tiempo correcto.  Eclesiastes 8:6.

 

2. Planifica tus palabras.

Piensa primero en lo que vas a decir.  Proverbios16:23.

 

3. Comienza con las necesidades de la otra persona.

La otra persona piensa por qué tendrías que escucharlo, así que habla con las necesidades de la otra persona en mente. 
Efesios 4:29

 

4. Escucha primero.

No asumas lo que la otra persona necesita o quiere, escucha. 
Santiago1:19

 

5. Dilo de manera positiva.

A nadie le gustan las malas noticias, ni las amenazas, debes ser persuasivo pero no rudo. 
Proverbios16:21.

 

6. Clarifica tus conclusiones.

Haz un resumen de lo que crees que escucho y de lo que tu dices, se muy específico.  Filipenses 4:2b.

 

7. Termina con palabras de ánimo.La salida es importante, no critiquen, anímense.

Las palabras amables son como la miel:
endulzan la vida y sanan el cuerpo.
Proverbios 16:24.

 

Por favor busca y medita en las escrituras, estas son de más poder y utilidad que las palabras escritas.

 

En el nombre de Jesucristo, Amén.