Mateo 6:33 (NVI)

33 Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.

DIOS tiene claramente presente lo que el ser humano necesita para vivir y ciertamente él proveerá de todas esas cosas, pues su fidelidad es absoluta. La escritura extensa, menciona que ello no debe perfilar como una preocupación en la vida de alguien que cree. Representa una gran preocupación para aquellos que no confían, los cuales reciben el nombre de incrédulos, paganos o gentiles. Es decir hombres sin fe, sin una creencia en DIOS.  Para aquellos que tienen fe han de darle a DIOS el lugar que le corresponde: el primero.  

Éxodo 13:1-2 (NVI)

13 El Señor habló con Moisés y le dijo: 2 «Conságrame el primogénito de todo vientre. Míos son todos los primogénitos israelitas y todos los primeros machos de sus animales».

El fragmento resalta lo que a DIOS le pertenece, todo primogénito, todo lo primero.

Éxodo 13:12-13 (NVI)

12 le dedicarán al Señor el primogénito de todo vientre, y todo primer macho de su ganado, pues estos le pertenecen al Señor. 13 El primogénito de una asna podrá ser rescatado a cambio de un cordero; pero, si no se rescata, se le quebrará el cuello. Todos los primogénitos de ustedes o de sus descendientes deberán ser rescatados.

Todo aquello nacido  primero tiene que ser consagrado a DIOS. Un animal limpio, tenía que ser sacrificado o dado a DIOS. Si  no era un animal limpio eje.: una asna, tenía que ser rescatado a cambio de un cordero sin mancha.

Tú y yo nacimos en este mundo, por tanto no somos limpios. Entonces tú y yo tuvimos que ser redimidos a cambio de un cordero limpio y sin mancha. Jesucristo fue el primogénito de DIOS su único hijo, él fue sacrificado por nosotros  y nosotros fuimos redimidos por ese sacrificio. El primero y el mejor. No hay nada que DIOS pida que no haya entregado primero.

Génesis 22:2 (NTV)

2 —Toma a tu hijo, tu único hijo —sí, a Isaac, a quien tanto amas— y vete a la tierra de Moriah. Allí lo sacrificarás como ofrenda quemada sobre uno de los montes, uno que yo te mostraré.

Cuando DIOS pide el hijo a Abraham le pide el primero, lo que le pertenece. Y no sólo le pide lo primero sino lo que más ama. Abraham muestra una fidelidad impresionante. Una confianza absoluta en DIOS. Por tanto DIOS muestra su perfecta fidelidad al devolver a Isaac y proveer a Abraham de un cordero, además de bendecir el resto de la existencia de Abraham. La fidelidad de DIOS no acaba en esta historia, sino que él lleva a cabo el sacrificio que pidió a Abraham, entregando a su único hijo al que tanto ama en rescate por nosotros.

Dieciséis veces en la biblia nos dice que a DIOS le pertenece todo lo primero. DIOS dio a Jesucristo antes que cualquiera de nosotros naciera, lo dio en fe. DIOS el padre,  dio a Jesucristo en fe de que tú y yo íbamos a creer. Así mismo, tú y yo debemos darle a DIOS en fe, siempre lo primero. Cuando el ángel de la muerte llego a Egipto, hirió de muerte al primogénito de cada casa. Ya que todo primogénito le pertenece a DIOS. Ahora ¿cómo es que los israelitas salvaron la vida de sus primogénitos? hicieron un sacrificio de un cordero sin mancha luego tomaron esa sangre y la pusieron en los marcos de esa puerta: se tomo un sacrificio. La misma analogía aplica en nuestra redención por medio la sangre y el sacrificio del cordero de DIOS.

Salmos 63:1-3 (RVR-60)

63  Dios, Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela. En tierra seca y árida donde no hay aguas. 2 Para ver tu poder y tu gloria, así como te he mirado en el santuario.  3 Porque mejor es tu misericordia que la vida; Mis labios te alabarán

En este salmo el Rey David plasma la profunda necesidad de su alma en anhelar la presencia de DIOS antes que cualquier otra cosa. Es importante poner nuestra vida en manos de DIOS cada mañana. Dedicar el primer y mejor tiempo de cada día para DIOS. Con esta acción estamos  diciendo: DIOS tú serás lo primero y lo mejor en mi vida cada día (orare con devoción y meditare en tu palabra).

Salir corriendo, desayunar, atender  a los hijos, al esposo, hacer ejercicio, revisar FB, entre otras banalidades ¡eso para nada es poner en primer lugar a DIOS! Por supuesto que aquellas cosas son parte de la vida cotidiana, pero no antes de nuestra comunión con DIOS. Si ponemos a DIOS primero antes que todo, lo demás será bendecido por ÈL y lo haremos mejor. La manera en que hagas todas esas cosas será inspirada por el espíritu de DIOS y no por nuestra carne.

Éxodo 23:19 (NTV)

19 »Cuando recojas tus cosechas, lleva a la casa del Señor tu Dios lo mejor de la primera cosecha.

El primer fruto tiene que ser ofrendado, lo que trabajas es un fruto, y la primer parte de ese fruto pertenece a DIOS.

¿Qué parte le vamos a traer a DIOS? Lo mejor y lo primero. Hay un lugar donde hemos de entregar esta ofrenda y es a la casa del Señor. Esta escritura es clara, muchas veces hacemos exhaustivas cuentas de a donde se ha ido el dinero. Sea donde sea que lo hayas usado, invertido o gastado. Existe una instrucción clara de parte de DIOS, tu ofrenda (la mejor parte de toda tu ganancia) debe de estar consagrada a la casa de DIOS.

Proverbios 3:9 (NVI)

9 Honra al Señor con tus riquezas y con los primeros frutos de tus cosechas.

Es primordial HONRAR a DIOS con los frutos de “nuestras” riquezas, finanzas o ganancias. Es importante destacar que esta escritura NO dice honra a DIOS con el 10%, honra con una parte. Dice que honremos a DIOS con todas nuestras riquezas (honrarlo en la forma en que las ganamos, en la forma en que trabajamos por ellas, en la forma en la que las administramos) y después entregar a ÈL lo primero de esas riquezas o los primeros frutos de tu trabajo el cual honraste. ¿Qué es honrar a DIOS?  Respetar, enaltecer, hacer en memoria de, profunda reverencia, recordar, cuidar, valorar… Estas definiciones de honra, son las que debemos emplear cada vez que trabajemos para obtener riqueza o ganancia y en esa misma reverencia y honra entregar a DIOS los primeros y mejores frutos.

Proverbios 3:9-10 (NVI)

Honra al Señor con tus riquezas y con los primeros frutos de tus cosechas.
10 Así tus graneros se llenarán a reventar y tus bodegas rebosarán de vino nuevo.

La fidelidad de DIOS se despliega en cada muestra de obediencia, ÈL como dueño de toda la riqueza no tiene deuda con nadie. Su generosidad en perfecta coherencia con su fidelidad supera nuestro entendimiento al recompensarnos por obedecer su perfecta voluntad.

Él bendecirá nuestros graneros… sin embargo, no es por esta razón que hemos de dar a DIOS lo primero, ha de ser por honor, por gratitud y por amor. Si él nos recompensa, ha de ser por su misericordia y bondad. Recibir no debe ser nuestra motivación principal pues se convierte en una motivación condicionada y corrupta. Y esto para nada es honrar con las riquezas. Necesitamos limpiar, santificar y mejorar nuestra ofrenda por medio de la oración, para que esta se convierta en lo mejor. Una ofrenda santificada y apartada, digna de ser entregada.

Génesis 4:3-5 (NTV)

3 Al llegar el tiempo de la cosecha, Caín presentó algunos de sus cultivos como ofrenda para el Señor. 4 Abel también presentó una ofrenda: las mejores partes de algunos de los corderos que eran primeras crías de su rebaño. El Señor aceptó a Abel y a su ofrenda, 5 pero no aceptó a Caín ni a su ofrenda. Esto hizo que Caín se enojara mucho, y se veía decaído.

¿Existen ofrendas que no le agraden a DIOS? SI, ¿Cuáles son estas? Las que no honran a DIOS (en el acto, en el hecho y en la entrega).

En esta escritura podemos observar que Caín trajo solo una ofrenda hizo lo que DIOS manda y nada más (cumplió.) ¿Acaso el cumplir no es suficiente? Muchas veces no. Abel trajo lo primero y lo mejor de su rebaño. ¿Quién se toma el tiempo de escoger, seleccionar y analizar  lo mejor, lo más bonito, lo primero (antes que darme a mi)? Solo aquel de quien el corazón este cautivado por alguien especial considerado digno de ese cuidado. Entre más especial sea la persona a quien entreguemos algo, mayor será detalle y la calidad de lo que entreguemos. La diferencia radica en: entregar una ofrenda y honrar en la ofrenda.

Josué 6:19 (NVI)

19 El oro y la plata y los utensilios de bronce y de hierro pertenecen al Señor: colóquenlos en su tesoro».

 

Cuando el pueblo de Israel entra en la tierra prometida, la primera ciudad con la que se topa es Jericó, DIOS pidió que se consagrara la plata y el oro que ahí había. En las ciudades posteriores, DIOS les entrego las riquezas. Pero en la primera cuidad, los tesoros pertenecen a DIOS. DIOS siempre va a demandar lo primero.

Josué 7:10-12 (NVI)

10 Y el Señor le contestó:

―¡Levántate! ¿Qué haces allí postrado? 11 Los israelitas han pecado y han violado la alianza que concerté con ellos. Se han apropiado del botín de guerra que debía ser destruido y lo han escondido entre sus posesiones. 12 Por eso los israelitas no podrán hacerles frente a sus enemigos, sino que tendrán que huir de sus adversarios. Ellos mismos se acarrearon su destrucción. Y, si no destruyen ese botín que está en medio de ustedes, yo no seguiré a su lado.

Había allí un hombre llamado Acán que trajo maldición sobre su vida, sobre su familia y sobre todo Israel por que tomó de lo que le pertenecía a DIOS. Si tocamos lo que le pertenece a DIOS, no solamente nuestras vidas serán maldecidas, sino todas las personas que nos rodean serán afectadas por nuestra maldición.

Josué 7:20-21 (NTV)

20 Acán respondió:

—¡Es cierto! He pecado contra el Señor, Dios de Israel. 21 Entre el botín, vi un hermoso manto de Babilonia, doscientas monedas de plata y una barra de oro que pesaba más de medio kilo. Los deseaba tanto que los tomé. Está todo enterrado debajo de mi carpa; la plata la enterré aún más profundo que el resto de las cosas.

Los Israelitas pelean contra un pueblo pequeño llamado “Ahí”. Después de tener una victoria sobre la gran y fortalecida Jericó. Ahí, ese pequeño pueblo hace experimentar una derrota tremenda, pues varios hombres mueren (mujeres quedan viudas, hijos quedan huérfanos). Porque un hombre tocó lo que le pertenecía a DIOS. Si tú y yo tocamos lo que le pertenece a DIOS no solo tú y yo somos impactados. En esta escritura todo el pueblo queda maldecido por el pecado de un solo hombre. Uno de muchos ejemplos podemos sacar de esto: ¿Cuántas iglesias batallan para pagar sus servicios, careciendo de fondos para mandar misiones y misioneros? Porque mujeres y hombres tocan lo que es de DIOS, por este pecado habrá hombres y mujeres que nunca escuchen de Jesucristo, la iglesia puede sufrir en muchos sentidos eso entre lo menos que puede suceder al tocar lo que debe ser entregado y consagrado a DIOS.

Israel ha quebrantado el pacto que les mandé y también ha tomado del anatema. Lo que le pertenece a DIOS se convierte en una bendición pero si tu y yo lo tocamos se convierte en un anatema en una maldición.

Adoramos en los cultos, y en la ofrenda no ofrendamos lo justo (nos convertimos en mentirosos en hurtadores cuando no entregamos lo que le pertenece a DIOS). ¿Robarle a DIOS? ¡Qué tonto haría eso!

Josué 7:24-25 (NTV)

24 Después, Josué y todos los israelitas tomaron a Acán junto con la plata, el manto y la barra de oro; también tomaron a sus hijos e hijas, su ganado, sus asnos, sus ovejas, sus cabras, su carpa y todo lo que él tenía y los llevaron al valle de Acor. 25 Luego Josué le dijo a Acán: «¿Por qué nos has traído esta desgracia? Ahora el Señor te traerá desgracia a ti». Entonces todos los israelitas apedrearon a Acán y a su familia, y quemaron los cuerpos.

¿DIOS estaba interesado en el dinero? No. DIOS estaba interesado en el corazón de Acán, estaba interesado en el corazón de Israel. DIOS demanda de ti y de mi lo primero, no porque DIOS este en necesidad, no porque a DIOS le haga falta el dinero,  eso no le importa (el cielo no está en banca rota). Lo que busca es la condición del corazón (la obediencia, el honor, el amor, la gratitud, el dominio propio…) por que la escritura dice:

Mateo 6:21 (NTV)

21 Donde esté tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón.

Cuando DIOS manda a matar a Acán y a su familia también entierran todo lo que él había robado, DIOS no estaba interesado en el dinero. DIOS estaba interesado en el principio de que él era el primero. Y de que tu yo tenemos que obedecer a DIOS en este principio.

La biblia habla más de dinero que de fe. Y sin fe es imposible agradar a DIOS. Existen cerca de 500 versículos que hablan de fe y mas 2000 artículos que hablan acerca del dinero. ¿Por qué? ¿A DIOS le importa mucho el dinero? No. DIOS quiere nuestro corazón, el dinero es una prueba de dónde y cómo está tu corazón. El dinero es una prueba de quien esta primero en nuestra vida.

A Acán lo destruye, su pecado incluye su familia e impacta a otros alrededor de él. Cuando no ponemos a DIOS en primer lugar, tu pecado maldice a tu familia. DIOS demanda la primera parte porque es un asunto del corazón y dos porque dar el diezmo a DIOS es un asunto de fe donde tú y yo pongamos toda nuestra confianza en Él, sabiendo plenamente que él va a suplir nuestras necesidades.

Muchas veces ponemos nuestra fe en un billete de papel en que este va a suplir todas nuestras necesidades, ¡el dinero no va a hacer! Lo que va a traer felicidad a nuestras vidas, lo que va a suplir nuestras necesidades y no solo las económicas sino TODAS, es nuestro padre celestial.

Cuando administramos las finanzas, muchas veces lo que sale volando primero es el dinero que le corresponde a DIOS. Que realmente a él le corresponde TODO pero prueba el corazón en un porcentaje limitado: 10%.

Si entregamos a DIOS lo primero, lo demás queda bendecido, y con el 90% que queda DIOS va a hacer milagros. Pero ¿Qué pasa si yo gasto le pertenece a DIOS? (además de convertirnos en Anatema) ¿Qué es lo que él va a bendecir? ¡No queda nada! Si yo dejo el último billete para darle a DIOS ¿Qué va a bendecir?… ya no queda nada. Tenemos que darle lo primero a DIOS, en entendimiento de todo el bagaje anterior (Honra, bendición, anatema, corazón, fe…)

Si tú y yo le damos lo primero a la CFE, esta ¿nos va a bendecir? ¿Soriana? ¿Bancomer? Lo va a bendecir

El único que puede multiplicar es DIOS, y si tomo lo que le pertenece a DIOS se convierte en Anatema, pero si le doy a DIOS lo primero, se convierte en bendición y DIOS me prospera en honor a su fidelidad.

En los tiempo de Elías, cuando viene la sequia sobre Israel, DIOS lo envía con una viuda, que no era Israelita, sino de Sarepta. A esta viuda sólo le queda harina y aceite para hacerse un último pan y después morir. Ella debía confiar en que lo único que tenía lo debía entregar al el profeta Elías. DIOS milagrosamente multiplico ese pan y esa harina. Quizá todos los días mientras que  DIOS multiplicaba el aceite y la harina Elías era el primero que comía. Ella sabía que debía de poner la confianza en profeta de DIOS y el Señor multiplicaría. Cuando ella le dio de comer a Elías no se multiplicaron como costales de harina, era la misma harina pero milagrosamente no se acababa. Ella tenía a diario que caminar por fe. Así tú y yo a diario, cada semana, cada quincena tenemos que caminar en un principio de fe y confianza en DIOS. Antes de hacer cuentas, antes de ajustar el gasto, antes de ver si me va alcanzar o no. Yo necesito apartar lo primero y lo mejor para DIOS.

En E.U solo el 1.8% del 100% de los cristianos diezma. El promedio de ofrenda es de un peso por persona (me indigna escribir esto).Y luego queremos ¡exigimos! que DIOS nos bendiga. Cuando el Señor multiplicó el alimento para la multitud, lo hizo con lo que había. Lo que niño le dio (panes y pescados) eso es lo que multiplicó. Lo que DIOS multiplica es lo que tú das. DIOS no está interesado en tu dinero, está interesado en tu corazón.