“Y CUANDO AÚN ESTABA LEJOS, LO VIO SU PADRE, Y FUE MOVIDO A MISERICORDIA…”
Lucas 15:20b

 

El pastor Haman Cross se quedó anonadado cuando su hija soltera le anunció que estaba embarazada. Él había escrito un libro titulado Sexo Santificado y había viajado por todo el país predicando: “¡Simplemente Di No!” 

Ahora se pasaba las noches oyendo sollozar a su esposa y los días mediando en las disputas familiares. 

Escribió así: "Le preguntaba a Dios: ¿Cómo puedo ser un ejemplo de sensatez y fortaleza mientras se está derrumbando mi familia?"

Dios respondió: "¿Vas a dejar de amar a tu hija invertir en ella perdonarla al igual que tú has sido perdonado?"

Mi respuesta sigue siendo: "No, Señor, con Tu ayuda saldremos adelante."

 

James Dobson dice: “Educar a los hijos es como hacer un pastel: ¡no te das cuenta de que tienes un desastre en las manos hasta que es demasiado tarde!”

En Lucas 15 encontramos una parábola sobre un chico rebelde que se fue de casa y un padre amoroso que “dejó la luz encendida”, esperando su regreso…

 

¿Qué podemos aprender de él?

(1) Este hombre fue un excelente modelo para sus hijos;

(2) Suplió sus necesidades financieras y emocionales;

(3) Les dio una herencia;

(4) Los guió sin obligarles a que estuvieran de acuerdo;

(5) Les permitió que fallaran – y que pudieran volver a casa;

(6) Se acercó a las posturas de sus hijos y cedió más que ellos;

(7) Los perdonó.

 

No se te va a juzgar como padre por el hecho de que tus hijos pasen por problemas, tomen malas decisiones o desafíen la autoridad. Lo que sí revela quién eres, sin embargo, es tu actitud hacia ellos.

Tal vez todavía sigan “muy alejados”, pero necesitan saber que te importan y que estás esperando poder recibirles de nuevo en tu hogar.

Cuantos hijos prodigos regresan en estas fechas al hogar de sus padres, familiares y amigos.

 

En el nombre de Jesucristo, Amén.