Porque Dios ama al dador alegre. 
2 Corintios 9: 7

Dar más alegremente.

Es increíble estar en el extremo receptor de dar. He vivido muchas veces donde la gente me ha dado su tiempo, energía y dinero para ayudarme cuando más lo necesitaba. Pero, es aún más sorprendente tener la oportunidad y la capacidad de dar a los más necesitados. Hay algo que ocurre en el interior de nosotros cuando damos libre y alegremente a los demás.

Algunos de nosotros somos dadores por naturaleza, daríamos la camiseta por ayudar. A otros se nos tiene que hablar más acerca del dar, ya que es más difícil dejar ir nuestras cosas. Más, dar es la marca de un creyente que reconoce que todo lo bueno nos ha sido dado por Dios. A cambio, el Señor nos invita a dar más a los demás. A veces puede ser difícil dar cuando nuestro tiempo, energía o dinero son pocos. 

Podemos ser tentados a guardar para nosotros mismos en vez de dar en fe. Pero, cada vez que damos en el nombre de Cristo, Él nos da más en abundancia en formas que nunca pensamos posibles.

Dar más alegremente: ¿Cómo podemos dar más alegremente en este año?

Podemos dar más alegremente porque el resultado de nuestro dar es acción de gracias a Dios: 

Ustedes serán enriquecidos en todo sentido para que en toda ocasión puedan ser generosos, y para que por medio de nosotros la generosidad de ustedes resulte en acciones de gracias a Dios:

11 Ustedes serán enriquecidos en todo sentido para que en toda ocasión puedan ser generosos, y para que por medio de nosotros la generosidad de ustedes resulte en acciones de gracias a Dios. 12 Esta ayuda que es un servicio sagrado no solo suple las necesidades de los santos, sino que también redunda en abundantes acciones de gracias a Dios. 13 En efecto, al recibir esta demostración de servicio, ellos alabarán a Dios por la obediencia con que ustedes acompañan la confesión del evangelio de Cristo, y por su generosa solidaridad con ellos y con todos. 14 Además, en las oraciones de ellos por ustedes, expresarán el afecto que les tienen por la sobreabundante gracia que ustedes han recibido de Dios. 15 ¡Gracias a Dios por su don inefable!

2 Corintios 9: 11-14

Podemos dar más alegremente como un acto de amor y no de obligación:

Recuerden esto: El que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra en abundancia, en abundancia cosechará.[b] Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría. Y Dios puede hacer que toda gracia abunde para ustedes, de manera que siempre, en toda circunstancia, tengan todo lo necesario, y toda buena obra abunde en ustedes.

2 Corintios 9: 6-8

Podemos dar más alegremente porque Dios promete suplir todas nuestras necesidades:

19 Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús.

Filipenses 4:19

Podemos dar más alegremente debido a la abundancia de bendiciones que hemos recibido:

17 A los ricos de este mundo, mándales que no sean arrogantes ni pongan su esperanza en las riquezas, que son tan inseguras, sino en Dios, que nos provee de todo en abundancia para que lo disfrutemos. 18 Mándales que hagan el bien, que sean ricos en buenas obras, y generosos, dispuestos a compartir lo que tienen. 19 De este modo atesorarán para sí un seguro caudal para el futuro y obtendrán la vida verdadera.

1 Timoteo 6: 17-19

Podemos dar más alegremente porque tenemos riquezas eternas en Cristo:

12 No hay diferencia entre judíos y gentiles, pues el mismo Señor es Señor de todos y bendice abundantemente a cuantos lo invocan.

Romanos 10:12

Podemos dar más alegremente porque no podemos dar a Dios:

38 Den, y se les dará: se les echará en el regazo una medida llena, apretada, sacudida y desbordante. Porque con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes.

Lucas 6:38

 

Amado Señor, ayúdame a ser un dador alegre mejor conforme a lo que me has dado.

Quiero hacer riquezas celestiales a través de mi obediencia en la fe. 

 

En el nombre de Jesucristo, amen.