La autoestima es la concepción afectiva que tenemos sobre nuestra propia persona partiendo de nuestro conocimiento del propio auto-concepto es decir saber quienes somos cuanto nos queremos y cuanto nos valoramos (Gianmarco Villarreal).

Visto de manera simple es el amor a uno mismo.

¿Como ve la Biblia la Autoestima? ¿Como lo ve DIOS?

Tal vez se pueda pensar que esta idea de la autoestima es producto de la psicología moderna pero DIOS ya enseñaba de este tema a trabes de la persona del Señor Jesús como algo fundamental del vivir como discípulo.

 


Marcos 12: 28-31 (Nueva Versión Internacional)

Uno de los maestros de la ley se acercó y los oyó discutiendo. Al ver lo bien que Jesús les había contestado, le preguntó: –De todos los mandamientos, ¿cuál es el más importante?

–El más importante es: ‘Oye, Israel. El Señor nuestro Dios, el Señor es uno –contestó Jesús–.

Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.’

El segundo es: Ama a tu prójimo como a ti mismo.’ No hay otro mandamiento más importante que éstos.


 

Cuando leemos por primera vez el segundo mandamiento nos enfocamos mucho en la parte de ama a tu prójimo y generalmente no profundizamos, a pesar de que es el segundo mandamiento más importante rara vez ahondamos más allá de lo obvio, pasamos generalmente de largo frente a uno de los dos elementos importante que se contienen aquí dentro de la segunda regla. Si es ama a tu prójimo pero no hay que olvidar que dice “Ama a tu prójimo como a ti mismo “es decir ámalo como te amas tú, aprécialo como te aprecias a ti, es en este punto donde resulta interesante que solemos pasar sin mirar pero también es en este punto donde muchos tienen sus peleas más difíciles en su vida. Para amar a mi prójimo de manera adecuada necesito amarme yo primero adecuadamente, ámalo como el amor que te entregas a ti, eso es lo que dice usando diferentes palabras, por lo tanto, si no me amo de forma correcta, tampoco entregare a lo demás un amor correcto.

Se podria pensar que no debemos valorarnos porque de lo contrario seria orgullo pero eso esta equivocado, hay que recordar que nuestro cuerpo es templo de DIOS, porque no amar ese templo y apreciarlo pues en el mora DIOS, es una bendición que se nos dio, lo mismo ocurre con nuestros talentos, eres listo, si, quien te lo dio, ¿tu lo conseguiste por tus fuerzas? Claro que no, DIOS te lo dio, sabes escuchar, eres fuerte de carácter, eres paciente, todo nos lo dio DIOS, hay que amar y apreciar esos talentos y buenos sentimientos. Miremonos como DIOS nos miraría, siendo lo más equilibrados que se pueda.

 


1 Corintios 6: 19

El cuerpo de ustedes es como un templo, y en ese templo vive el Espíritu Santo que Dios les ha dado. Ustedes no son sus propios dueños.


 

Claro sin caer en el otro extremo, el del egocentrismo y el orgullo. Hay que ser humildes al amarnos, sabiendo que todo, todo lo que somos DIOS nos lo dio y sentirnos agradecidos y contentos con ello.

 


Romanos 12

Por la gracia que se me ha dado, les digo a todos ustedes: Nadie tenga un concepto de sí más alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí mismo con moderación, según la medida de fe que Dios le haya dado.


 

Ama cada sentimiento noble que tienes dentro de ti, cada talento, cada habilidad, ama cada parte de tu ser, desde el dedo pequeño de tu pie, hasta el ultimo cabello. Todos somos seres excepcionales porque nadie hay que se nos parezca pero los hijos de DIOS, todos aquellos que nos hemos bautizado en la fe de la resurrección de Cristo somos mucho mas privilegiados, hay que amar ese gran privilegio que ahora se contiene en nosotros.

 

¿Que pasa si no hay amor?


1 Corintios 13:1-3

Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido.

Si tengo el don de profecía y entiendo todos los misterios y poseo todo conocimiento, y si tengo una fe que logra trasladar montañas, pero me falta el amor, no soy nada.

Si reparto entre los pobres todo lo que poseo, y si entrego mi cuerpo para que lo consuman las llamas, pero no tengo amor, nada gano con eso.


 

Intentar amar a nuestro prójimo sin amarnos nosotros mismos es como comprar a crédito pero sin tener con que pagar cuando se nos extienda la factura, muchas personas dan y dan pero no se detienen a apreciarse por quienes los ha hecho DIOS y tarde que temprano terminan sintiéndose que se vaciaron, que ya no pueden dar, muchos otros sienten enojo porque no recibieron algo de todo lo que ofrendaron a los demás pero esto no ocurriría si apreciáramos que en primer lugar que DIOS nos dio un corazón compasivo todo ese tiempo además de las fuerzas y medios necesarios para dar y desde luego también nos dio el privilegio de servirle a sus hijos todo ese tiempo. Si nuestro amor hacía nosotros mismos esta en equilibrio no necesitamos de factores externos para sentir que valemos pues ya esta dentro de nosotros lo necesario.

 

Consejo: “Vete a ti mismo como te ve DIOS”


Apocalipsis 2: 1-6

“Escribe al ángel de la iglesia de Éfeso: Esto dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha y se pasea en medio de los siete candelabros de oro:

Conozco tus obras, tu duro trabajo y tu perseverancia. Sé que no puedes soportar a los malvados, y que has puesto a prueba a los que dicen ser apóstoles pero no lo son; y has descubierto que son falsos.

Has perseverado y sufrido por mi nombre, sin desanimarte.

 

Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor. ¡Recuerda de dónde has caído! Arrepiéntete y vuelve a practicar las obras que hacías al principio. Si no te arrepientes, iré y quitaré de su lugar tu candelabro.

Pero tienes a tu favor que aborreces las prácticas de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco.

Apocalipsis 2: 12-16

“Escribe al ángel de la iglesia de Pérgamo: Esto dice el que tiene la aguda espada de dos filos:

Sé dónde vives: allí donde Satanás tiene su trono. Sin embargo, sigues fiel a mi nombre. No renegaste de tu fe en mí, ni siquiera en los días en que Antipas, mi testigo fiel, sufrió la muerte en esa ciudad donde vive Satanás.

No obstante, tengo unas cuantas cosas en tu contra: que toleras ahí a los que se aferran a la doctrina de Balaam, el que enseñó a Balac a poner tropiezos a los israelitas, incitándolos a comer alimentos sacrificados a los ídolos y a cometer inmoralidades sexuales.

Toleras así mismo a los que sostienen la doctrina de los nicolaítas.

Por lo tanto, ¡arrepiéntete! De otra manera, iré pronto a ti para pelear contra ellos con la espada que sale de mi boca.


 

Vete como DIOS te ve.

Las escrituras de Apocalipsis son demasiado rudas, no son precisamente como para animar sino mas bien para quebrantar pero hay que mirar algo curioso, a todas las iglesias que tenían cosas buenas primero se les reconoció sus aciertos antes de sus errores, nosotros muchas veces solemos vernos primero en nuestros errores, después ya no vemos lo bueno que hay dentro de nosotros, incluso en los análisis administrativos que se hacen en las empresas primero se buscan las fortalezas antes que las debilidades, todo con el sigiloso propósito de animar y preparar para cuando se contemplen las cosa difíciles, es mas fácil mirar con optimismo lo malo después de las buenas noticias, en cambio es difícil levantar el animo incluso con buenas noticias después de hacer cuentas primero de los fallos.

Hay que recordar que DIOS es lento para enojarse y rápido para perdonar, que todo lo bueno que hagamos nos lo paga con creces, que a la hora del castigo y la reprensión lo hace siempre con compasión. ÉL nos mira con amor y gracia antes que vernos con justicia. ÉL nos mira en nuestras acciones buenas antes que en las malas. ¿Por qué nosotros lo hemos de hacer al revez?

 


Apocalipsis 3: 14-20

“Escribe al ángel de la iglesia de Laodicea: Esto dice el Amén, el testigo fiel y veraz, el soberano de la creación de Dios:

Conozco tus obras; sé que no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras lo uno o lo otro!

Por tanto, como no eres ni frío ni caliente, sino tibio, estoy por vomitarte de mi boca.

Dices: ‘Soy rico; me he enriquecido y no me hace falta nada’; pero no te das cuenta de que el infeliz y miserable, el pobre, ciego y desnudo eres tú.

Por eso te aconsejo que de mí compres oro refinado por el fuego, para que te hagas rico; ropas blancas para que te vistas y cubras tu vergonzosa desnudez; y colirio para que te lo pongas en los ojos y recobres la vista.

Yo reprendo y disciplino a todos los que amo. Por lo tanto, sé fervoroso y arrepiéntete.

Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo.


 

El segundo elemento que podemos destacar de estas escrituras es que DIOS nos ve:

Con FE!!!

A las iglesias que estaban bien espiritualmente o que tenían puntos a su favor pero que claro tenían algunos pendiente por tomar, DIOS les ofrece la oportunidad de cambiar pero incluso a las iglesias corruptas sin mucho que rescatar DIOS también les ofrece la oportunidad de cambiar. Cuando DIOS te da la ocasión de que puedas corregir tu camino es porque ÉL cree que lo puedes hacer, el cree en ti, claro es decisión muy personal si tomamos su mano o no. DIOS nos mira con fe.

 


Hebreos 11:1.

Tener fe es tener la plena seguridad de recibir lo que se espera; es estar convencidos de la realidad de cosas que no vemos.


 

Si hay cosas que te esta costando cambiar, te desanimas porque no encuentras ni rastro de cómo o cuando vas a ser diferente busca fe al lado de DIOS porque de esa manera podrás recibir aunque no haya nada que te diga que puedes, aunque nadie a tu alrededor piense que puedes, con DIOS se lograra.

Tarea:

Has una lista de tus talentos personales, ora antes de hacerlo, analízala, apréciala y vuelve a orar dando gracias a DIOS por lo que te ha dado y por quien te ha hecho. Todos sin excepción somos joyas para nuestro Señor, ÉL nos ha hecho así, apreciémoslo.